Y por fin llegó el Señor Lobo y nos habló de sus pelis

Harvey Keitel quiso pasear por Palma tras la audiencia en el Consell de Mallorca

Una hora y media de homenaje, noventa minutos de preguntas procedentes del público y del periodista Matías Vallés, y durante ese rato Harvey Keitel habló de cómo era rodar con Scorsese, con Tarantino, describió sus inicios en el cine, su experiencia fallida con Kubrick en Eyes Wide Shut (que ventiló con un respetuoso: “no hablo de los que no están con nosotros”)… Incluso contó qué siente al abrazar a hombres tristes (una desconcertante pregunta que le hizo Vallés a raíz de los abrazos a Tim Roth en Reservoir Dogs y a William Hurt en Smoke). Y sin embargo, nadie le preguntó en todo ese rato por el motivo que ha llevado a Keitel a Mallorca: el rodaje de una película a las órdenes de su esposa, Daphne Kastner, en la que participará su hijo de siete años, Rome. Un largometraje que, como avanzamos ayer, producirá Martin Scorsese, que se comenzará a rodar en 2012 y que Kastner ha puesto título eventual: esta mañana ha dicho que le gustaría que se titulara Mallorca. Esperemos que el golpe que se ha dado la actriz y directora en unas rocas de la costa mallorquina y que le ha impedido asistir al homenaje no le haga cambiar de idea.


Lo cierto es que el actor había hablado sobradamente de su proyecto por la mañana, en un encuentro con la prensa y que los actos de homenaje que la Mallorca Film Commission (MFC) han dedicado al actor han satisfecho sobradamente a los asistentes. Keitel, que acababa de visitar el Consell de Mallorca, recibido por la presidenta insular María Salom, y de recorrer el centro de Palma por interés de él mismo, llegaba esta tarde relajado a la sede de la Fundació La Caixa. Un estado que ha durado poco tras el bombardeo de preguntas que le ha proferido Vallés.

El actor, en un momento de su discurso ante la presidenta mallorquina, María Salom

Sin duda, la advertencia inicial del periodista -“no vamos a chuparnos las pollas”, clara referencia a la famosa frase del Señor Lobo al que encarnó Keitel en Pulp Fiction- iba en serio. A continuación, éste le ha preguntado qué sintió cuándo leyó esta frase por primera vez o la de “tengo la polla de Madonna en mi oído derecho, perteneciente al célebre diálogo inicial de Reservoir Dogs. “¿Sintió que Tarantino era un genio?” “Pues no sé…” -le respondía el actor- “pensé que era alguien con talento”.

Keitel no se sentía cómodo durante el interrogatorio inicial. Aunque ha ido encontrando su sitio al descubrir lo bien informado que estaba el periodista, lo mucho que conocía su trayectoria y, sobre todo, al exigirle una tregua: “deje de hacerme preguntas tan rápidas, no me permite responder”.

Distinto ha sido el segundo round, con el público. Han habido las habituales incursiones de fans nerviosos, algunos de ellos estudiantes de cine, que han dado paso a un diálogo fluido entre los asistentes y el actor. La velada se ha saldado con momentos emotivos, como cuando Keitel ha dedicado un consejo a un estudiante de arte dramático que le confesaba no encontrar trabajo: “cuando te encuentres bajo de moral, piensa que esos momentos son los que luego te servirán para actuar. Tienes que levantarte cada día y trabajar con ánimo”.

Keitel junto al periodista Matías Vallés

Ha hablado de Theo Angelopoulos, quien le dirigió en La mirada de Ulises, como un genio, alguien con un carácter muy distinto al de Scorsese, su director fetiche. Curiosamente, tratándose de uno de los actuales presidentes del Actors Studio, la escuela del método, ha dicho no tener ningún método a la hora de actuar más allá de sentir el papel. Confiesa que se rueda tan bien en Europa como en Estados Unidos, pese a las evidentes diferencias y en el capítulo de listas ha citado entre sus preferidos a Elia Kazan, Edward G. Robinson, Paul Muni, James Dean y Marlon Brando, entre otros. De este último, ha contado una de las anécdotas más divertidas de la jornada: en el rodaje de Reflejos en un ojo dorado, protagonizada por Brando y con Keitel haciendo de extra, ambos actores coincidieron en un plano. Había muchísimos extras haciendo de soldado, pero a Keitel -que casualmente fue marine antes que actor- le tocó estar al lado del entonces mítico actor. Cuando fue a ver la película con sus amigos, Keitel les dijo: “ahora llega la escena en la que comparto plano con Brando”. Y cuál fue su sorpresa al descubrir que, “en esa escena, el director había optado por un primerísimo plano de Marlon”.

Harvey Keitel con una representación de cineastas mallorquines y con el presidente de la MFC, Pedro Barbadillo

Tras la charla con el público, se ha proyectado El Celo, que Keitel rodó a las órdenes de Antoni Aloy, también presente en el acto. Mañana sábado proseguirán las proyecciones con Malas Calles, la película con la que Scorsese puso las bases de su propio cine. Los actos de homenaje de la MFC se prolongarán a lo largo de la próxima semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s